Breve historia desconocida: Hawai y el imperio de la piña

La política secesionista es una vieja herramienta usada por Estados Unidos en los casos en que le convino más desmembrar Estados que invadirlos, porque sencillamente no tenía otra posibilidad. Cuando tuvo condiciones, anexó los nuevos países que se creaban; así ocurrió con Puerto Rico, anexándolo primero como “territorio”, cuando se desmembró de España en 1898 y, finalmente, como Estado Libre Asociado; y lo intentó también con Cuba, al calor de las luchas independentistas de ambas islas. Y esta es la historia de como lo consiguió con la isla de Hawai en 1898, originariamente un reino tribal independiente.

Hay diferentes versiones sobre los primeros europeos que llegaron a Hawai. La más frecuente y documentada es que el explorador inglés James Cook fue el primero en llegar en 1778. Sin embargo, según varios historiadores, es posible que miembros de la expedición española de Ruy López de Villalobos lo hicieran dos siglos antes, en 1555. Existen mapas españoles de la época que muestran unas islas en la latitud de Hawai, pero en una longitud 10 grados más al este. En el manuscrito, la Isla de Maui aparece como «La Desgraciada», y la Isla de Hawai aparece como «La Mesa». Otras islas, muy parecidas a Kahoolawe, Lanai, y Molokai aparecen con el nombre de «Los Monjes».

Cuando Cook llegó de forma fortuita a Hawai en el siglo XVIII, el rey Kamehameha I, que pasaría a la historia con el nombre de Kamehameha El Grande, había comenzado su gradual ascenso al poder. Tras una serie de batallas que terminaron en 1795 y la cesión pacífica de la isla de Kauai en 1810, las Islas Hawai se unificaron por primera vez bajo el mando de un único gobernante, quien murió en 1819. Kamehameha I fundó la casa de Kamehameha, la dinastía reinante hasta 1872.

En 1837, Samuel Northrup Castle y Amos Starr Cooke, fueron enviados a las Islas Hawai como misioneros del Consejo de Comisarios para Misiones Exteriores (primera sociedad misionera cristiana americana que envió misioneros al extranjero. Acoge a varios tipos de iglesias como congregacionalistas, prebisterianos, etc). Esta organización, apadrinaba misioneros para imponer su moralidad, religión e ideas. Llevaban escuelas, medicina moderna, cultivos nuevos y sembraron piñas y caña de azúcar, que eran productos muy valiosos para los norteamericanos. Por su influencia y misión, Samuel y Amos lograron establecer buenas relaciones con la monarquía imperante en Hawai durante esos años. En 1849 fundaron una sociedad privada en lo que era el almacén de la misión. En 1851 obtuvieron las primeras licencias para vender productos y bautizaron su empresa como Kakela Me Kuke (Castle & Cooke según las lenguas nativas). La empresa creció rápidamente, adquirió grandes fincas y amplió sus negocios al azúcar.

La muerte del rey Kamehameha V, soltero y sin nombrar heredero, dio lugar a la celebración de una consulta popular, que concedió la victoria al Rey Lunalilo frente a Kalakaua. Finalmente, el poder acabaría en manos de la casa Kalakaua, tras el fallecimiento de Lunalilo, y una elección muy disputada y plagada de acusaciones de fraude en el año 1874 entre Kalakaua y Emma (con disturbios y la llegada de tropas de los Estados Unidos y del Reino Unido para mantener la paz), quedando el trono en manos de Kalakaua.

Para 1875, los misioneros y sus descendientes acaparaban el 80% del territorio cultivable y los terratenientes del azúcar influían decisivamente en la vida de las islas. En 1887, el rey Kalakaua dio su consentimiento para que Pearl Harbor fuera base naval norteamericana. Ese mismo año hubo un golpe de estado ideado por los colonos norteamericanos. Dos años después, Castle & Cooke financió el primer ferrocarril de la isla. El Rey Kalakaua logró mantenerse en el poder hasta su muerte en 1891, ese año el gobierno títere surgido del golpe de estado fue depuesto por la Reina Liliuokalani, quien estableció una nueva constitución.

A inicios de 1893, el “Comité de Seguridad Revolucionario”, encabezado por Sanford Dole (hijo de un misionero) y apoyado por el embajador estadounidense, pidió la intervención de los marines anclados en Pearl Harbor con el pretexto de salvaguardar las vidas de norteamericanos y establecer un gobierno con Dole de presidente. Así sucedió. El propio embajador norteamericano reconoció al nuevo presidente y solicitó el protectorado el 1 de febrero de 1893.

En marzo de ese mismo año, tomó poder de la presidencia de los Estados Unidos, Glover Cleveland, quién ordenó una investigación de los hechos acontecidos en Hawai. Se dio cuenta que la revolución fue instigada por los terratenientes del azúcar estadounidenses y que los hawaianos no querían la anexión. Un nuevo embajador fue enviado por Cleveland para devolver el poder a la Reina Liliuokalani, pero Dole hizo caso omiso. Resignado y sin querer iniciar un conflicto con los propios colonos norteamericanos, en 1894 se proclamó la república y Cleveland reconoció el nuevo territorio. En 1898, Estados Unidos se anexionó el archipiélago a petición de las “autoridades” de Hawai encabezadas por Dole. ¿El motivo? Sencillo: evitar los aranceles que había establecido el gobierno de Washington. ¿La excusa? Sencilla: la importancia estratégica del archipiélago en la guerra Hispano-Americana, que tenía lugar en las Filipinas.

En 1900, Sanford Dole fue designado gobernador del Hawai conquistado. En esa época, James D. Dole (primo de Sanford) viajó a Hawai para emprender un negocio de frutas. En 1901 James creó la Hawaiian Pineapple Company, iniciando un exitoso negocio de piñas que logró distribuir sus productos en todo el país. En 1932, Castle & Cooke adquirió el 21% de Hawaiian Pineapple Company. Como signo distintivo de calidad, se incorporó la marca “DOLE” en las latas y en los jugos de piña. En 1959 Hawai se transformó en el estado 50 de Estados Unidos. En 1961, Dole y Castle & Cooke se unieron creando la que hoy es la mayor empresa agroexportadora del mundo, conocida desde 1991 como Dole Food Company, Inc siendo el segundo productor e importador de bananas de los Estados Unidos.

@WormHolePro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Carlos A, Carmona Peral.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a GoDaddy que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.