La clave azerbaiyana: Israel e Irán

Azerbaiyán (en azerí: Azərbaycan o Азәрбајҹан), es oficialmente conocida como República de Azerbaiyán (azerí: Azərbaycan Respublikası). Antigua república soviética es independiente desde 18 de octubre de 1991. Situada en el Cáucaso, al borde del mar Caspio, limita con Rusia por el norte, con Georgia y Armenia por el oeste, y lo que le concede de gran importancia en los últimos años, con Irán por el sur. Con una población estimada de 9.164.600 para el año 2011. Alrededor del 95% de la población es étnicamente azerí (musulmanes, de lengua perteneciente a la rama túrquica de la familia altaica). Este pueblo está presente en Irán, donde existen dos provincias de igual nombre. La población de origen iraní, como los talysh y de origen dagestaní como los ávaros, tats y lezguinos, están sometidos a un fuerte abandono y discriminación, además las cifras sobre estos grupos y de población respectiva, expuestas por el gobierno de Azerbaiyán, son objeto de controversia. Cerca del 94% de la población azerbaiyana es musulmana, mientras que el 5% es ortodoxa. En la mayoría musulmana, las costumbres religiosas no son practicadas muy estrictamente, y la identidad musulmana tiende a basarse más en la etnia y en la cultura que en las prácticas religiosas. Sin embargo, se ha registrado un aumento en la asistencia a las mezquitas desde 2003. La población musulmana está compuesta por un 85% de chiíes y un 15% de suníes, siendo las diferencias entre grupos poco acentuadas. Existen comunidades cristianas (15 000) y judías (34 500).

No suele aparece en noticias sobre crisis, ataques, o problemas. pero de todos los países, Azerbaiyán, es el aliado más valioso de los Estados Unidos que posee en la región del Cáucaso y la zona central asiática. Azerbaiyán tomó la decisión de permitir que los aviones militares de Estados Unidos se reabastecieran de combustible en su territorio, y pudieran transportar tropas y ayuda militar para sus fuerzas destinadas en Afganistán. Lo ha continuado haciendo pese a las continuas críticas de su vecino Irán. Y pese a las protestas de Rusia, su vecina al norte. Además, algo que no muchos saben es que la importancia de Azerbaiyán para las fuerzas armadas estadounidenses irá en crecimiento, ya que la principal base de Estados Unidos en Asia Central que en la actualidad está en Manas, Kirguistán, se cerrará en el 2014. Por lo tanto la dependencia de Azerbaiyán es enorme… y cada vez mayor. Así el mayor general Alfred Valenzuela (retirado) habló recientemente acerca de Bakú, la capital de Azerbaiyán, y sobre el carácter estratégico de la capacidad que otorga que aviones de Estados Unidos se reabastezcan allí de combustible, entre otros servicios. “Nuestras tropas saben y comprenden la importancia vital de tener un amigo en una región tan tensa en el ámbito internacional”, dijo el general Valenzuela. “Sin amigos como Azerbaiyán, nuestra aproximación al teatro de batalla podría ser bloqueada”.

Además, para dotarle de mayor importancia a esta nación, desde el año pasado, Azerbaiyán forma parte como miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas por un período de dos años, lo que le otorga a su voto de un valor superior. A todo esto además hay que unirle que este país es rico en petróleo y gas natural lo que ofrece una fuente de energía, que no procede ni de Rusia ni de Oriente Medio. En un mundo regido por los recursos energéticos, Azerbaiyán se muestra como una fuente alternativa de combustible que en occidente ya se ha tomado en cuenta.

En los últimos años Azerbaiyán es una de las muy pocas naciones musulmanes que mantiene una relación de trabajo con Israel, lo cual también es motivo de consternación para algunos de los países vecinos, en particular para Irán. En el marco de colaboración con Israel hay que mencionar la reciente detención de activistas terroristas en Azerbaiyán, a partir de la investigación del frustrado atentado en Bakú contra el embajador de Israel en el país caucásico, Michael Lotem, y de varios docentes del colegio judío Or Avner, en las afueras de Bakú. Medios azeríes informaron que “una célula terrorista apoyada por Irán había planeado matar a maestros de esa escuela, mientras que otros aseguraron que Irán les ofreció 150.000 dólares a tres personas para que asesinaran al diplomático y que dos de ellas están detenidas”. En estos días, apareció en la prensa rusa el profundo malestar que produjo en Israel la publicación en la prensa de Estados Unidos de información que desvelaron los presuntos acuerdos secretos pactados por Israel con Azerbaiyán con el fin de atacar Irán.

A principios de marzo de 2012, durante un encuentro mantenido en Teherán, con el ministro azerbaiyano de Defensa, Safar Abiev, fue invitado por su par iraní, el general de brigada, Ahmad Vahidi, Abiev llegó a Teherán, a la cabeza de una delegación azerbaiyana de alto nivel, para efectuar una visita oficial al país persa, y reunirse con las autoridades iraníes, entre ellos el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, y el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional iraní, Said Yalili. EL canciller persa se refirió a “los vínculos históricos y culturales que unen a ambas naciones”, e hizo hincapié en “la necesidad de abstenerse del planteamiento de temas que sólo sirven para la fomentación de discordias”. De acuerdo con el jefe de la Diplomacia iraní, “evitar los malentendidos y profundizar los lazos para fomentar los intereses bilaterales hacen a las responsabilidades de Teherán y Bakú”. Por su parte el titular azerbaiyano, destacó “la importancia de las relaciones binacionales y solicitó el aprovechamiento de las experiencias de Teherán en diferentes ámbitos, a la vez que abogó por un mayor fortalecimiento de los nexos bilaterales y la realización de los acuerdos firmados entre ambos países”. Por último, volvió a reiterar que “su país no permitirá a ningún país del mundo usar su espacio aéreo y su territorio para llevar a cabo ofensiva alguna contra Irán”, a partir de las sospechas, expresadas por el gobierno iraní, a raíz de las relaciones estrechas entre este país e Israel debido al acuerdo alcanzado para el arrendamiento de bases aérea en suelo azerí.

 A raíz de la noticia del arrendamiento de bases aéreas en suelo azarbaiyano, apareció un análisis publicado por la revista Foreing Policy que venía a decir; si Israel utiliza aeródromos en Azerbaiyán “podrá emprender por su cuenta y riesgo una operación para destruir las instalaciones militares de Irán, demostrando con esto su supremacía bélica en la zona, sin depender en absoluto de Estados Unidos”. Elaborado por el experto en Oriente Medio, Mark Perry, el análisis concluye que ahora los militares israelíes ya no ven tan descabellados los planes de su gobierno de atacar objetivos iraníes y solucionar de una vez el problema del programa nuclear del país persa. El pesimismo inicial de los estrategas israelíes son los 1.500 kilómetros que separan Israel de Irán, porque una vez que sus aviones ataquen el territorio iraní, sencillamente se quedarán sin el combustible necesario para regresar a sus bases. Teniendo en cuenta las posibilidades de la fuerza aérea israelí, los aviones atacantes deberán repostar varias veces en vuelo con ayuda de aviones cisterna que a su vez, necesitarán ser escoltados por cazas interceptores que los defiendan de la aviación iraní. En estas condiciones, el abastecimiento de combustible en vuelo para aviones de ataque y para los cazas de escolta se convierte en una tarea complicada porque la escuadrilla de aviones cisterna no dará abasto para tantos aparatos en vuelo simultáneo, lo que complica el éxito de la operación y multiplica el riesgo de pérdidas considerables en aviones y pilotos. Pero si a la operación se añaden los aeródromos azerbaiyanos, la situación cambia de raíz, porque los aviones de ataque pueden repostar en vuelo durante el viaje hacia Irán, cumplir su misión en el territorio iraní, y transcurridos unos diez minutos, aterrizar en las pistas azerbaiyanas, recargar los depósitos y regresar a sus bases en Israel. Desde esos aeródromos también pueden despegar grupos de aviación de rescate para evacuar a los posibles pilotos israelíes abatidos en el territorio iraní o en el territorio de países vecinos, lo que aumenta la fiabilidad de la operación que para los pilotos ya no parecerá una “misión suicida”.

Al explicar las posibilidades de que Bakú decida apoyar la aventura bélica de Tel Aviv, el experto expuso factores que indican que el gobierno azerbaiyano tiene más argumentos a favor de ayudar a su vecino, a pesar del muy probable rechazo de Washington y Moscú que en estas circunstancias, estarán en contra de la alianza azerbaiyano-israelí. A favor de esta alianza juega el aspecto geográfico, Azerbaiyán comparte fronteras con Irán y desde los tiempos soviéticos cuenta con una amplia red de aeródromos militares precisamente a todo lo largo de la frontera iraní, para los estrategas israelíes, otro lugar más adecuado para aterrizar y repostar aviones sencillamente no existe. Otro elemento de peso es que Israel es el segundo comprador del crudo azerbaiyano, y lo más importante, es un cliente influyente que no depende de Rusia que controla muchos aspectos del mercado de hidrocarburos, especialmente en la zona del mar Negro y mar Caspio, donde pasan las principales rutas de gas y petróleo, en esa zona de Eurasia. En la búsqueda de contrapesos para contrarrestar la influencia y dependencia de Rusia, es un hecho de que Azerbaiyán apostó por Israel como socio fiable para desarrollar una política económica, diplomática y de defensa autónoma.

Así a principios de 2011 ambos países suscribieron acuerdos para la fabricación en plantas en el territorio azerbaiyano de aviones sin piloto israelíes y en el marco de otros convenios el presente año Israel suministrará a Azerbaiyán aviones sin piloto y sistemas de defensa antiaérea por un monto de 1.600 millones de dólares. Según cartas de diplomáticos estadounidenses fechadas en 2009 y publicadas por Wikileaks, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliev comparó la cooperación de su país con Israel con un iceberg, “con el 90 por ciento oculto bajo el agua”, en alusión a que la mayor parte de las relaciones descansan en acuerdos sin firma y pactados en base a la confianza mutua.

A todo esto, hay que recordar que la principal causa para la hostilidad entre Azerbaiyán e Irán, además del progresivo acercamiento de la ex-república soviética hacia Occidente; es el apoyo a Armenia, por parte de Irán, en los enfrentamientos que tuvieron estas dos antiguas republicas soviéticas en el conflicto de Nagorno Karabaj. Además recientemente, hay que destacar el paulatino enfriamiento de las relaciones entre Irán y Azerbaiyán, especialmente después de las denuncias hechas por Teherán  acusando a Bakú de proporcionar ayuda a los supuestos terroristas responsables del asesinato de varios científicos iraníes relacionados con el programa de enriquecimiento de uranio. Unido a esto, hay que comentar la aparición en la prensa azerbaiyana de frecuentes informaciones que denuncian las precarias condiciones de vida, supuesta discriminación y represión contra la población iraní de origen azerbaiyano que asciende a 1,6 millones de personas. Las autoridades azeríes sospechan que si son atacadas las plantas nucleares de Irán, ese país haga uso de posibles estructuras terroristas creadas en el territorio de Azerbaiyán a fin de reaccionar al ataque. Teniendo como antecedente 2008, con la detención de una célula terrorista que las fuerzas de seguridad aseguraron planeaba volar la embajada de Israel en ese país para vengar la muerte de Imad Mughniyeh, el jefe de operaciones en el exterior de la organización Hezbollah, asesinado ese mismo año en Damasco. Quien estaba acusado por la Justicia argentina de haber participado en los atentados a la Embajada de Israel y la AMIA, en los cuales murió un centenar de personas y varios más resultaron heridas.

Mientras todo esto ocurre, expertos rusos difieren al valorar la posibilidad de que Bakú acepte apoyar los planes de Israel para atacar Irán, a pesar de que las autoridades azerbaiyanas oficialmente ya declararon que no autorizarán el uso de su territorio en acciones bélicas contra Irán. Estos consideran que Aliev prepara un arriesgado juego diplomático con malabarismos retóricos al autorizar el aterrizaje en su territorio de aviones después de atacar a Irán. Llegados a ese caso, Bakú puede argumentar que no permitió una acción “contra Irán”, pero si una “a favor de Israel”, intentando demostrar que no es lo mismo. Otros expertos en cambio, suponen que Azerbaiyán dilatará el asunto y no se atreverá a contrariar a Estados Unidos, ni a Rusia, sobre todo cuando, ahora que el nuevo inquilino del Kremlin es Vladimir Putin que sabe utilizar hábilmente los resortes de influencia que tiene Rusia en el espacio postsoviético.

@WormHolePro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Carlos A, Carmona Peral.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a GoDaddy que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.