Archivo de la etiqueta: Cine Alemán

Series Clásicas: Jenseits der Morgenrote

La miniserie El secreto del dragón negro (Jenseits der Morgenrote) (1985) es una producción de Alemania Occidental de aventuras históricas de 6 capítulos, dirigida por Sigi Rothemund, a la que suma la ayuda de otros países como Finlandia, Países Bajos o Estados Unidos.

El rodaje comenzó en el verano de 1984 en Yugoslavia, en el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, en cambio, las imágenes invernales fueron grabadas previamente en el este de Finlandia, (en Lieksa). Las seis partes se transmitieron en Alemania los lunes a las 8:15 pm, comenzando el 7 de enero de 1985 y terminando el 11 de febrero de 1985. Los episodios se llamaron «Águila de la estepa» (Parte 1), «Sendero de los dolores» (Parte 2 ), “Taiga mortal” (Parte 3), “Nadja” (Parte 4), “Oro y muerte” (Parte 5) y “El dragón escupe fuego” (Parte 6).

El secreto del dragón negro (Jenseits der Morgenrote) (1985)

Esta producción televisiva a gran escala se hizo un nombre principalmente por sus elaborados diseños de vestuario. En la biografía de Irms Pauli, afirma que fueron alrededor de 1000 trajes tártaros, streltsí y cosacos los que el conocido diseñador tuvo que confeccionar junto con Maja Galaso.

Toda una costosa producción que luce en pantalla tanto por los escenarios como por la recreación histórica de la época. La serie tuvo una distribución mundial y en España fue emitida en el canal de TVE-2, el 6 de julio de 1986. La orquesta sinfónica de NDR tocará bajo la dirección del compositor Roland Baumgartner.

El secreto del dragón negro (Jenseits der Morgenrote) (1985)

La acción trascurre en 1648, la Guerra de los Treinta Años finalmente ha terminado, pero ha dejado a Europa Central devastada. En todas partes hay hambre y miseria, las guerrillas británicas y holandesas secuestran a menudo barcos mercantes alemanes. Incluso la inmensamente rica familia Roggenburg de Augsburg está al borde de la bancarrota.

Para no tener que seguir utilizando las peligrosas rutas comerciales por mar, es importante abrir nuevas conexiones con el Lejano Oriente; se abrirá nada menos que una ruta comercial por tierra a la vasta y lejana China. El patriarca de la familia Kilian von Roggenburg lidera una expedición al río Amur, fronterizo entre Rusia y China, a su lado, su hijo joven y aún inexperto Wolff, y acompañados del padre Pereira. Solo unos pocos hombres acompañan al grupo a caballo hasta la Terra incógnita en el «Salvaje Oriente».

El secreto del dragón negro (Jenseits der Morgenrote) (1985)

Un poco más tarde, el viaje parece condenado al fracaso cuando Wolff conoce a la joven y atractiva polaca Nadja. Está en poder de los tártaros de Crimea, de quien Wolff la liberó. Con esta arbitrariedad, el joven Roggenburg pone en peligro a toda la expedición en una etapa temprana. A partir de entonces, los alemanes se ven atrapados en una gran cantidad de incidentes y aventuras peligrosas, que generalmente los llevan al borde del fracaso.

Para protegerse de los salvajes rebeldes y ladrones de Asia Central, las tropas alemanas tienen que esconderse con algunos cosacos . Pero como su benevolente líder de clan, sorprendentemente depuesto por su propia gente. Después de miles de kilómetros, hombres y mujeres llegan al río fronterizo Amur. Sin embargo, Kilian y su hijo Wolff están separados de Nadja. En un fuerte cerca de la frontera con China, donde Wolff, Nadja y Kilian se reencuentran, se produce un gran enfrentamiento. 

La historia se enfoca en la búsqueda de rutas de comercio alternativas hacia el lucrativo comercio con Oriente del que muchos países europeos se veían excluidos por el monopolio de las rutas marítimas. Narra la epopeya de atravesar las estepas rusas era adentrarse en el territorio de los temibles cosacos zaporogos que no reconocían autoridad ninguna, y la gran mayoría era siervos que escaparon a la estepa de la presión feudal por parte de la szlachta, (la aristocracia polaca).

El secreto del dragón negro (Jenseits der Morgenrote) (1985)

Una vez era conocido la posibilidad de llegar a la lejana China por tierra, era primordial establecer una ruta permanente, que al igual que había venido haciendo la de Ruta de la Seda, llevara las riquezas orientales hacia Centroeuropa.

La presencia de personajes como es el padre Pereira, el jesuita que ejerce de cronista durante la expedición, hacen un tributo a varios personajes históricos reales; jesuitas alemanes que establecieron relaciones con China y llegaron a vivir allí, casos como fueron el misionero jesuita Johann Adam Schall von Bell quien vivió en China desde 1619 hasta 1666.

También, en la serie se representa acontecimientos históricos reales, como la escena en la donde se recrea la famosa contestación de los cosacos zaporogos a los enviados del sultán turco con una carta llena de insultos.

Esta escena de la historia ucraniana, ambientada en 1676, está basada en la leyenda de los cosacos ucranianos de Zaporozhia, quienes enviaron una carta al Sultán Mehmed IV del Imperio otomano, después de derrotar al ejército imperial otomano en batalla, y ante la insistencia del Sultán para que –a pesar de esta derrota– aceptaran su dominio.

El secreto del dragón negro (Jenseits der Morgenrote) (1985)
Cosacos zaporogos escribiendo una carta al Sultán,
Iliá Repin
(1880-1891)

Según la leyenda, los cosacos de Zaporozhia, liderados por Iván Sirkó, replicaron en forma poco común: escribieron una carta llena de insultos y obscenidades. La carta original no ha sobrevivido; sin embargo, en la década de 1870 un etnógrafo aficionado de Yekaterinoslav (hoy Dnipró), Novitsky, halló una copia hecha en el siglo XVIII.

Él la entregó al historiador Dmytró Yavornytsky (1855-1940), que casualmente la leyó ante sus invitados, entre los cuales estaba el pintor Iliá Repin. Repin se interesó respecto a la leyenda y en 1880 empezó a trazar el primer bosquejo del cuadro.​

En la serie se caracteriza a un personaje cosaco, llamado Iván, quien está basado libremente en el personaje histórico de Iván Sirkó, el autor de la carta mencionada. 

El reparto de la serie cuenta con la participación de Julian Glover, Thomas Ohrner, Charles Brauer, Ritza Brown. El actor principal Julian Glover se había hecho conocido internacionalmente unos años antes por su papel del villano principal en la película de James Bond In A Deadly Mission .

El secreto del dragón negro (Jenseits der Morgenrote) (1985)

First Spaceship on Venus

 

First Spaceship on Venus, German: Der schweigende Stern (en: The Silent Star), Polish: Milcząca Gwiazda, is a 1960 East German/Polish film directed by Kurt Maetzig and based on the novel The Astronauts by Stanisław Lem. The film is also known as Planet of the DeadSilent Star and Spaceship Venus Does Not Reply

A much shortened 1962 Crown International Pictures English dubbed release in the USA used the name First Spaceship on Venus where it was double billed with Varan the Unbelievable. Lem disowned the movie.

Al Borde del Spoiler: Destino espacial: Venus (1959)

Al Borde del Spoiler: Destino espacial: Venus (1959) Kurt Maetzig

Película de culto del cine de ciencia-ficción alemán (de la extinta RDA), basada en una novela de Stanislaw Lem, “Los astronautas”. El autor de “Solaris” aparta aquí sus trascendencias filosóficas, resultando un film más parecido al cine de Serie B estadounidense de los años cincuenta.

Como base para el guion de esta prestigiosa coproducción se tomó “Los astronautas”, la primera novela de Stanisław Lem, publicada en 1951. El nombre del escritor era sin duda el mayor atractivo de este primer intento de colaboración en un proyecto tan atípico para los países socialistas: una película sobre un viaje a otro planeta.

Además, el tema de Astronautas era muy bueno desde el punto de vista de las reglas del género. El primer vuelo espacial tripulado a Venus contado por Lem cumplía perfectamente los postulados de la primera producción cinematográfica de CiFi en Polonia. La película se rodó en las instalaciones de la compañía DEFA en Babelsberg, cerca de Berlín, y en las proximidades de Zakopane. Se estrenó el 7 de marzo de 1960.

Al Borde del Spoiler: Destino espacial: Venus (1959)

Los autores de la película trasladan la historia del año 2003 al más cercano 1970. La economía socialista está triunfando, llevando la civilización hasta las más inhóspitas regiones del país; entre los países socialistas se desarrolla una colaboración internacional que ha permitido establecer bases espaciales permanentes en la Luna.

Durante unas obras en Siberia se descubre un fragmento de un metal desconocido para la humanidad, resultando ser restos del meteorito que cayó en Tunguska en 1908. Equipos de científicos y cerebros electrónicos, después de calcular la trayectoria del vuelo del meteorito, llegan a la conclusión de que se trata de los restos de una nave cósmica procedente de Venus que se estrelló contra nuestro planeta.

Por tanto, se toma la decisión de emprender el primer vuelo tripulado extraplanetario a dicho planeta. La tripulación de la nave Kosmokrator está compuesta por representantes de Japón, EE.UU., Polonia, URSS, India, Alemania, China y un país africano. Los astronautas esperan descubrir una civilización altamente desarrollada y floreciente, pero lo único que encuentran al llegar a Venus es un montón de escombros radioactivos ennegrecidos. Los habitantes de Venus querían invadir la Tierra, pero gastaron antes todo su armamento en un combate fratricida.

Al Borde del Spoiler: Destino espacial: Venus (Kurt Maetzig, 1959)

Kurt Maetzig, uno de los directores de cine más importantes de la República Democrática Alemana de aquella época, destilaba una calidad directamente proporcional a los éxitos de la cinematografía de su país, artificialmente construido después de la II Guerra Mundial. En vez de dirigir bien a los actores, Maetzig puso delante de la cámara a unos monigotes construidos a base de ideas grandilocuentes bañadas en una salsa moralizadora difícil de tragar.

Los personajes carecen de vida y energía, sin mencionar su falta de humor y de autoironía. La más sosa es Yoko Tani, quien interpreta el personaje de una atractiva doctora japonesa, siempre con expresión afligida, huella dejada por los sucesos traumáticos de Hiroshima y de la muerte de su esposo en la Luna. La actuación en Estrella silenciosa es una muestra clásica de lo que en la época socialista se llamaba un “homenaje con actuación artística”.

Por culpa de tal dirección, al público le deja de importar si los protagonistas volverán de Venus vivos o no. Por suerte, en esta producción internacional participó sólo un actor polaco, Ignacy Machowski, en el papel del ingeniero de a bordo. A parte de él, aparece una actriz polaca, Lucyna Winnicka, en el papel secundario de una periodista de la televisión Interwizja.

La parte visual de la película es un verdadero museo de la imaginación de CF y confirma la regla de que la escenografía de las películas de CiFi envejece tanto más rápido cuanto más moderna quiere parecer. Para un espectador contemporáneo la imagen del interior de Kosmokrator resulta tan anticuada que le cuesta contener la sonrisa; el cerebro electrónico de la nave, llamado Marax, puede realizar la vertiginosa cantidad de 5 millones de operaciones por segundo; los equipos de a bordo son unos aparatos llenos de lucecitas centelleantes y pantallas en las que se proyectan unas fórmulas abstractas; y en una de las escenas observamos el estado de ingravidez, aunque, por desgracia, los cinturones de seguridad están colgados de unos hilos claramente visibles. No obstante, hay que recordar que «Estrella Silenciosa» fue la primera película de CiFi en la cinematografía polaca.

Al Borde del Spoiler: Destino espacial: Venus (Kurt Maetzig, 1959)

Poniéndonos en el lugar del espectador de hace más de 50 años hay que reconocer que la visión del gran escenógrafo polaco, Anatol Radzinowicz (y su compañero alemán, Alfred Hirchmeier) tenía que impresionar, y mucho. Los paisajes venusianos y las extrañas construcciones sobre la superficie del planeta destruido suponían en aquella época un logro importante, igual que los interiores de Kosmokrator.

Ahora nadie se imagina así la escenografía de una película de Cfii, pero para que esto pueda ser así hoy el género tuvo que madurar, precisamente gracias a este tipo de intentos de los cineastas de las décadas pasadas. Por otro lado, comparando la parte visual de «Estrella Silenciosa» con la de la serie Star Trek, cuyo rodaje empezó en los EE.UU. cinco años más tarde, podemos llegar a la conclusión de que a nuestros artistas no les faltó imaginación y, a pesar de la situación de retraso en el progreso social los conceptos escenográficos a ambos lados del Telón de Acero a veces se parecían mucho.

Al Borde del Spoiler: Destino espacial: Venus (Kurt Maetzig, 1959)

Los efectos especiales en «Estrella Silenciosa» eran bastante avanzados para aquella época y sus posibilidades técnicas. La combinación óptica de las fotografías de maquetas con las tomas reales se realizó de una manera perfecta, aunque la utilización de los decorados en miniatura conduce a un efecto muy ingenuo y poco creíble.

Los efectos especiales elaborados por Wah Chang y Gene Warren para la película «La máquina del tiempo«, que se rodó en el mismo año y por la que sus creadores obtuvieron un Oscar, no parecen más avanzados. Algunos críticos norteamericanos escribieron incluso que «Estrella Silenciosa» fue la película de CiFi con el mejor aspecto visual producida fuera de Hollywood.

Pero, esas críticas fueron escritas después de ver la versión estadounidense de la película, que fue titulada “First Spaceship on Venus”. Los estadounidenses, como es costumbre en ellos, acortaron la película germano-polaca, la volvieron a montar, cambiaron la música, a la mayoría de los miembros de la tripulación les cambiaron la nacionalidad por la estadounidense (gracias al doblaje) y eliminaron todas las alusiones a la tragedia de Hiroshima. (Ver el tráiler de la versión americana).

Al Borde del Spoiler: Destino espacial: Venus (Kurt Maetzig, 1959)